La mirada

La mirada del que adora.

La mirada del que se presenta humildemente a Dios, puede hacer retumbar el alma.

La mirada del que ama a Dios llena de gozo verdadero el alma.

La mirada del que adora, incomoda y perturba al alejado.