Ecos de la Sacristía

¿Qué es la liturgia?

Dios le dice a Moisés que se quite las sandalias en su presencia, indicándole la actitud de reverencia que tiene que tener al saberse en presencia de la grandeza de Dios.

El hecho mismo de quitarse las sandalias es la expresión de un hombre delante del misterio.

La liturgia es un conjunto de gestos y palabras que el creyente realiza, como expresión personal o comunitaria y que indican un sentido de sometimiento, abandono y reverencia en los brazos de Dios. Es una actitud confiada. Es el gesto del que espera recibir de Dios la bendición y alza sus manos y su corazón para confesarle su devoción.

El acto litúrgico no es un teatro en el que la estética sea lo que prevalece; ni un ámbito condicionado por fines pedagógicos o ecuménicos. La liturgia no es algo exterior o parcial en la vida del ser humano. Vida cotidiana, liturgia, oración y compromiso son botones de la misma y única camisa que forma el vestido nuevo del ser cristiano.

Como dijo Juan Pablo II (21 de Sept. del 2001) "la celebración de los santos misterios es, sobre todo, acción de alabanza a la soberana majestad de Dios, Uno y Trino, y expresión querida por Dios mismo. Con ella el hombre, personal y comunitariamente, se presenta ante él para darle gracias, consciente de que su mismo ser no puede alcanzar su plenitud sin alabarlo y cumplir su voluntad, en la constante búsqueda del Reino que ya está presente, pero que vendrá definitivamente el día de la Parusía del Señor Jesús. La liturgia y la vida son realidades inseparables. Una liturgia que no tuviera reflejo en la vida, se tornaría vacía y ciertamente, no sería agradable a Dios".

Esta parte de la web aún está en construcción