Libros


LOS DOS PILARES (GRATITUD Y CONTRICIÓN)

SLAWOMIR Biela

 

Sólo el corazón herido por la debilidad puede abrirse a la verdad, para intuir cómo y hasta dónde es amado.

Vivimos apoyados en nosotros mismos, encontramos nuestra seguridad en nuestra apariencia, en nuestros logros, en nuestros proyectos, en las expectativas que forjamos sobre los demás y sobre nosotros mismos; y Dios va permitiendo, en su Misericordia, que vayan surgiendo frustraciones, que los demás nos decepcionen o que nosotros decepcionemos a los demás. De esta manera, nuestras seguridades van cayendo, nuestros apoyos desaparecen y empezamos a sentirnos heridos en nuestro orgullo, confusos ante tantas ilusiones que se han venido abajo, inseguros,  débiles en suma.

Si al vernos así, somos capaces de no rechazar esta realidad que la Luz ilumina, podremos empezar a caminar por el Camino de la Contrición. Sólo si aceptamos nuestra pobreza, María nos tomará de la mano y podremos alegrarnos, con Ella, de ser pequeños y dar gracias a Dios por ser amados gratuitamente.

Apoyados en la Contrición y en la Acción de Gracias, pilares de la Vida espiritual, podremos descubrir que todo es motivo para dar gracias, porque hemos experimentado que ha sido el Amor ardiente del Señor el que nos ha introducido en este Camino para darnos a conocer cómo somos amados.

Finalmente, al ir menguando la importancia de las cosas y acontecimientos del mundo, irá creciendo la intimidad interior con el Señor, que lo irá llenando todo con el Fuego de su Amor.