Dios te ha puesto para el mundo

"Dios no te ha puesto en este mundo porque tuviera necesidad de ti, pues para El eres un ser inútil, sino para ejercitar en ti su bondad otorgándote su gracia y su gloria. Te ha dado el entendimiento para que le conozcas; la memoria para que te acuerdes de El; la voluntad, para que le ames; la imaginación, para que te representes sus beneficios; los ojos, para que veas las maravillas de sus manos; la lengua, para que le alabes; y así sucesivamente las demás facultades"

San Francisco de Sales. Introducción a la vida devota. cap X Medit 2ª