La muerte del dolor...

“El hombre tiene rincones de su corazón que todavía no existen donde el dolor entra para que existan”

León Bloy

Quizá haya que decir que sólo desde el dolor, el vacío y el sufrimiento puede surgir una necesidad de Dios que nos haga salir de nuestra comodidad y de nuestro aislamiento. Estamos adormecidos por una sobre dosis de egoísmo que nos hace creer que no necesitamos de nada ni de nadie. A “dios” le tenemos metido en la caja de herramientas con la inconsciente idea de sacarlo sólo en día de necesidad. El problema es que cuando llega el día de necesidad, la falta de costumbre nos hace olvidarnos de su cercanía. Y salvo una mano amiga y creyente que nos ponga sobre aviso, nos quedaremos siempre con el dolor, la tristeza, la enfermedad, la desolación, la violencia, el error, el fracaso y la muerte como ajuar de nuestro viaje.

 

Chalo González, csv en Volviendo a Sicar pág. 216 (Editorial Monte Carmelo)

Escribe